Coche barnizado

El barniz para coche es una pintura de acabado transparente que funciona generalmente como capa final de una superficie o soporte que ha sido previamente pintada.

La capa de barniz es el revestimiento que permite embellecer la superficie de un vehículo, aportando una extraordinaria dureza y resistencia ante diferentes agentes mecánicos y químicos. Es sin duda, uno de los elementos clave a la hora obtener un excelente acabado final durante el proceso de repintado del automóvil

Dentro del sector refinish, el barniz para coche puede ser utilizado en sistemas de pintado bicapas y sistemas tricapas, bien sea sobre superficies reparadas a las que se ha aplicado color previamente, o bien sobre superficies ya barnizadas que se han lijado.

¿Cuál es la finalidad de la capa de barniz?

La aplicación  de la capa de laca o barniz en un coche tiene principalmente dos funciones:

Función estética

Según el tipo de barniz a utilizar, podremos alcanzar un tipo de acabado final diferente, en base a la estética que se quiera dotar a la superficie: desde un acabado brillante, a otro más satinado, o incluso mate.

Además, el barniz, debido a su composición, y su naturaleza transparente, sirve como potenciador de los efectos visuales que contienen algunos colores: colores metalizados, colores perlados, colores tricapas, etc.

Proceso barnizado de coche

Función protectora

El barniz, como última capa a aplicar, debe aportar dureza y resistencia al exterior. También debe cumplir con una función aislante y protectora sobre la capa de color, sellando la superficie correctamente frente a agresiones externas. 

La protección frente a agentes mecánicos como pueden ser las máquinas de lavado automático, agentes químicos como combustibles, aceites o detergentes, o agentes atmosféricos como la radiación UV, son factores fundamentales para prolongar la durabilidad de la capa de pintura a lo largo del tiempo.

Tipos de barniz para coche

La categorización de los diferentes tipos de barniz en automoción la podemos realizar en base a su contenido en sólidos y según el tipo de reparación a realizar.

Barnices según su contenido en sólidos

La evolución de los barnices ha ido también acompañada de una evolución tecnológica. El contenido en sólidos determina el espesor de la capa final de producto que quedará tras el secado. Cuanto mayor sea el contenido en sólidos de un barniz, menos manos de producto tendremos que aplicar para conseguir el espesor en seco deseado.

Hay que tener en cuenta que esta diferenciación de los barnices para coche en función de su contenido en sólidos la realizamos siguiendo los criterios habituales del mercado europeo, el cual puede diferir de los utilizados en otros mercado.

Existen diferentes tipos de barniz según su composición en sólidos y evolución tecnológica:

Barniz UHS

Los barnices UHS tienen un alto contenido en sólidos, por lo que necesitaremos menos manos para conseguir el espesor en seco requerido. Se trata de un tipo de barniz que ofrece un excelente acabado final y una considerable reducción del tiempo de secado. Además, los barnices UHS cumplen con la legislación europea medioambiental de emisiones a la atmósfera (VOC). Productos de esta categoría: BESA-GLASS UHS o URKI-FLY.

Barniz HS

Es un tipo de barniz que contiene menor cantidad en sólidos que el barniz UHS, y por lo tanto, requiere de más cantidad de manos de aplicación para obtener el mismo espesor en seco. Los barnices HS cumplen también en una categoría propia con la normativa medioambiental de emisiones de componentes orgánicos volátiles. Un ejemplo de este tipo de barniz sería: BESA-GLASS HS.

Barniz MS

Los barnices MS, debido a su menor contenido en sólidos, requieren de varias manos de aplicación para dar el espesor de capa suficiente para proteger el acabado.

Barnices para coche según tipo de trabajo

A lo largo del tiempo, los diferentes tipos de barnices han evolucionado también en función de su finalidad específica dentro del proceso de reparación y el tipo de acabado a realizar.

Debemos de tener en cuenta que, en la aplicación del barniz durante el proceso de reparación, intervienen numerosos factores como pueden ser la temperatura y el nivel de humedad ambiental, o la temperatura del producto y soporte donde se va a aplicar.

En este sentido, algunos barnices cuentan con la posibilidad de combinarse con diferentes catalizadores y disolventes, que nos permitirán adaptar el tipo de reparación y el tiempo de secado en base a nuestras necesidades.

Barnices de alto rendimiento

Son barnices que están compuestos por un mayor contenido en sólidos, lo que posibilita obtener un mejor rendimiento en el proceso de repintado, permitiendo aplicar un menor número de manos para conseguir el espesor de capa deseado.

Pueden aportar un extra de nitidez, brillo y dureza en el acabado final, ofreciendo al mismo tiempo buenas prestaciones en términos de extensibilidad y velocidad de secado. Un ejemplo de esta categoría de barniz es el BESA-GLASS UHS.

Barnices para trabajos de secado rápido o ultra rápido

Este tipo de barnices están diseñados para optimizar el tiempo de secado de la película de barniz. Un ejemplo de este tipo de barniz es URKI-FLY.

Son barnices, que, debido a su rapidez de secado, se destinan generalmente a reparaciones parciales o Spot Repair. Los barnices de secado rápido permiten la reducción del tiempo de secado sin necesidad de gasto energético de calor en cabina, lo que puede generar ahorros muy importantes en el ciclo de pintado, así como un notable aumento de la productividad y rentabilidad en el proceso de pintado.

Barnices antirayas

Los barnices antirayas o antiarañazos poseen una mayor dureza y resistencia mecánica frente a roces y arañazos. Al mismo tiempo pueden presentar un buen comportamiento al exterior y una fácil aplicación. Ejemplo de barniz antirayas: BESA-GLASS HS “ANTI-SCRATCH”.

Barnices para acabados mate o satinado

Tradicionalmente se han usado para el repintado de piezas de plástico como paragolpes o molduras. Sin embargo, actualmente cada vez hay más vehículos pintados por completo en acabado mate, sobre todo vehículos de alta gama. Estos barnices permiten obtener acabados totalmente mates o con distintos niveles de brillo cuando son mezclados en proporciones concretas con barnices con brillo. Una muestra de este barniz es BESA-GLASS HS MATE.

Barnices en spray para reparaciones parciales

Existen barnices en spray de 1 componente (1K), los cuáles se secan mediante la evaporación del disolvente al entrar en contacto con el aire de la atmósfera. Son de fácil aplicación, y, aunque no llegan a alcanzar las propiedades de los barnices de 2 componentes, pueden aportar una correcta resistencia y brillo acorde al tipo de reparación a realizar.

Por contra, las lacas en spray de 2 componentes (2K) tienen separado en dos cámaras el producto A, el barniz, y el producto B, el catalizador. Su secado se produce por reacción química. Son barnices, que, a pesar de estar dirigidos a pequeñas reparaciones, pueden aportar las mismas características en términos de brillo, resistencia y acabado que los barnices de carrocería.

Barnices base agua

Son un tipo de barniz que contienen un VOC inferior a los barnices con base disolvente.