El pintado y reparación del paragolpes de un vehículo es un proceso de trabajo común en el taller debido en gran medida al lugar que ocupa este elemento en la carrocería de un vehículo, siempre expuesto a sufrir impactos o roces.

Los paragolpes son un componente de la carrocería cuyo diseño, composición y forma ha evolucionado en consonancia con las nuevos modelos de vehículos, siendo cada vez más prominentes y ligeros, gracias a la utilización de novedosos materiales plásticos. Estos nuevos componentes influyen directamente en la flexibilidad, adherencia o resistencia de este tipo de piezas.

Por estas razones, desde BESA hemos considerado oportuno recopilar todos los aspectos a tener en cuenta para que el pintor profesional sea capaz de dominar de forma íntegra el proceso reparación y pintado de paragolpes.

¿Sustituir o reparar el paragolpes?

A la hora de reparar un paragolpes, podemos encontrarnos ante diferentes escenarios que determinarán el proceso de trabajo a realizar. El tamaño de la pieza, el acabado que presente (color, textura, etc) y sobre todo la gravedad del daño serán factores que debemos valorar en conjunto antes de reparar un parachoques.

En casos en los que el paragolpes presente grandes defectos, y cuya reparación no pueda llevarse a cabo o implique un tiempo de trabajo y consumo de producto excesivo, será necesario realizar una sustitución completa de la pieza por una de nueva fabricación.

Parachoques sin imprimar

El tamaño de la pieza, el acabado y la gravedad del daño serán factores que debemos valorar en conjunto

De este modo, en los procesos de pintado de un paragolpes nuevo, podemos diferenciar entre dos escenarios que determinarán los pasos a seguir.

Paragolpes imprimado y sin imprimar

  • Paragolpes nuevo imprimado: actualmente son mayoría los fabricantes de automoción que suministran los paragolpes u otras piezas de la carrocería con una capa de imprimación incorporada, lo que facilita el ahorro de tiempo y material, al ser posible aplicar directamente la pintura de acabado sobre la pieza.
  • Paragolpes nuevo sin imprimación: existen otros casos en los que el paragolpes no contiene esta capa de imprimación que facilita en anclaje de capas posteriores, por lo que será necesario preparar el fondo de la pieza mediante la aplicación de una imprimación o promotor de adherencia para plásticos.

Proceso de reparación y pintado de paragolpes delantero

Relacionado: Cómo pintar un paragolpes (proceso completo)

Si los daños en la pieza no revisten excesiva gravedad y se considera rentable su reparación, no será necesario sustituir la pieza dañada por una nueva.
En estos casos será necesario seguir una serie de pasos que nos ayuden a obtener una reparación eficiente y de calidad.

  1. Valorar el alcance del daño

    Examinamos con detenimiento los desperfectos de la pieza. En el ejemplo del vídeo no sería necesario soldar el paragolpes ni emplear adhesivos, ya que la estructura de la pieza se encuentra intacta. Para una mayor comodidad y un mejor resultado de la reparación, recomendamos desmontar el paragolpes de la carrocería.Reparar un paragolpes

  2. Identificar el tipo de plástico

    Comprobamos el código del tipo de plástico situado en la parte interior del paragolpes. Si es un tipo de plástico que ofrece compatibilidad con la capacidad de adherencia del aparejo a emplear (especificado en la ficha técnica del producto), no sería necesario aplicar previamente el promotor de adherencia. Tipo de plástico carrocería

  3. Limpiar en profundidad

    Limpiamos la superficie con agua y jabón. Empleamos un desengrasante especial para plásticos que nos asegure la limpieza en profundidad del paragolpes.

  4. Lijar los bordes del daño

    Utilizamos un grano de lija P150 o P220 y una esponja abrasiva. Soplamos los restos del lijado y volvemos a desengrasar en profundidad la superficie. Si durante el lijado del paragolpes hemos llegado al plástico “vivo”, aplicamos un promotor de adherencia con el fin de optimizar la adherencia de la masilla sobre la pieza.

  5. Aplicar y lijar la masilla para plásticos

    Mezclamos y aplicamos una masilla para plásticos que ofrezca facilidad de aplicación y lijado, así como un excelente poder de relleno y finura. En este caso recomendamos utilizar la masilla para plásticos MASI-FLEX de BESA.
    Una vez seca, lijamos y nivelamos la superficie con un papel abrasivo de afinamiento P320/P400. En los lugares y recovecos de difícil acceso, utilizaremos una esponja abrasiva. A continuación, volvemos limpiar y desengrasar la pieza.
    Aplicar masilla para plásticos

  6. Aplicar el promotor de adherencia

    En primer lugar, deberemos comprobar a través de la ficha técnica la compatibilidad del tipo de plástico del paragolpes con el aparejo a emplear en la reparación. Si no es compatible, aplicamos sobre la pieza el promotor de adherencia para plásticos 895 de BESA, que nos ayudará a optimizar el anclaje de la pieza. Recomendamos realizar una aplicación uniforme y regular, para evitar posibles defectos de pintura como descuelgues.

    Aplicar promotor

  7. Aplicar y lijar el aparejo

    Aplicaremos un tipo de aparejo u otro en base al tipo y tamaño de la reparación. Así, en reparaciones de menor tamaño, podremos hacer uso de un aparejo en spray, que nos facilite la ganancia de tiempo. En una reparación estándar optaremos por un aparejo lijable de altos sólidos que ofrezca excelentes prestaciones en términos de adherencia, rapidez de secado y lijabilidad. 
    Para el lijado del aparejo en sistemas bicapa utilizamos un grano P400.
    Volvemos a limpiar y desengrasar nuevamente la pieza.Lijamos el aparejo

  8. Aplicar la pintura de acabado

    Como último paso, aplicamos la base de color y el barniz final, respetando los tiempos de secado estipulados en ficha técnica, y teniendo en cuenta factores como la temperatura y la humedad del ambiente.
    Pintado de paragolpes