Ejemplo defecto pintado Rechupados

¿Qué son los rechupados?

Los rechupados, también conocidos como marchas de parche o hundimientos, son un defecto de pintado que aparece una vez se ha secado la capa de pintura final, delimitándose un cerco en un área que ha sido reparada, normalmente con masillas de poliéster.

Ejemplo de superficie con rechupados

Causas por las que aparecen los rechupados o marcas de parche en pintura

Los motivos por los que aparece este defecto de pintado tienen que ver con diversos factores, entre los que destacan:

1. Incorrecta preparación y aplicación de la masilla de poliéster

Una incorrecta preparación y aplicación de la masilla de poliéster puede dar lugar a que se produzca una absorción de la pintura de las capas de aparejo o acabado. Para evitar este problema, recomendamos seguir siempre las indicaciones de la ficha técnica en relación a la preparación de la mezcla y tiempo de secado.

2. Falta de aislamiento de la zona reparada

En muchos casos los rechupados vienen ocasionados por la ausencia de la capa de aparejo o por una preparación inadecuada de la misma.

Además, si aplicamos la capa de acabado antes de que el aparejo se haya secado completamente, potenciaremos la posible aparición de rechupados. Debemos preparar y aplicar la pintura de aparejo según las indicaciones de su ficha técnica, respetando en todo momento los tiempos de evaporación y secado.

3. Falta de preparación de los bordes del parche

Los bordes del parche o de la zona a reparar deben ser preparados, trabajados y aislados de forma correcta.

Cómo solucionar los rechupados

Lo primero que haremos será dejar que la pintura se endurezca totalmente, aplicando calor externo (Infrarrojos) si fuese necesario. Posteriormente, debemos inspecccionar la zona y valorar el alcance del defecto, examinando con detenimiento los rechupados ocasionados. Si el defecto es superficial:

  • Lijaremos la zona que contenga rechupados con una lijadora y un disco abrasivo P1500 para comenzar, incrementando el grano según necesidades. A continuación afinaremos la superficie con una lija P3000, eliminando las posibles marcas de lijado generadas previamente.
  • Una vez hayamos eliminado el defecto, procederemos al pulido de la superficie de la pieza con un pulimento abrasivo, para posteriormente aplicar otro abrillantador.

Si el defecto presenta mayor gravedad, tendremos que realizar el proceso de repintado desde el inicio:

  • Lijaremos la zona afectada con un papel abrasivo adaptado al tipo de reparación, hasta asegurar la superficie libre de defecto.
  • Nos aseguraremos de realizar un aislamiento correcto del fondo, para evitar los problemas anteriormente descritos.
  • Finalmente, procederemos con el proceso de aplicación de la pintura de acabado.