Las ópticas de un vehículo son un elemento básico de la carrocería, que, debido a su exposición y material de fabricación (policarbonato, material termoplástico) pueden verse sometidos a una degradación con el paso del tiempo. Por esta razón, la reparación de faros y su mantenimiento es un proceso de trabajo habitual en el taller de carrocería y pintura.

El calor, el frío, la lluvia, el polvo o las pequeñas proyecciones de gravilla sobre la superficie pueden deteriorar el correcto funcionamiento de los faros, dando lugar a pequeños daños o desperfectos presentados en forma de rayas, arañazos o suciedad. Además, un correcto mantenimiento de las ópticas es un aspecto clave a valorar en la inspección técnica del vehículo.

Pasos para la reparación de los faros de un vehículo

Cuando las ópticas presentan una superficie deteriorada y amarillenta, con rayaduras y desperfectos más acusados, un pulido no será suficiente para recuperar su estado original. Por ello, en este tutorial nos centraremos en un proceso de reparación de faros desde cero.

Equipo para la reparación de los focos de un coche

Gracias al uso de sencillas técnicas y los productos adecuados, podremos recuperar su aspecto y calidad inicial, aportando a los faros el brillo de los primeros días. Veámos todos los pasos a realizar para una reparación efectiva y duradera.

  1. Preparar la superficie

    En primer lugar, vamos a proteger con cinta americana la superficie alrededor del faro, con el fin de evitar desperfectos en las piezas adyacentes.Paso 1 - Preparación de la superficie del faro

  2. Limpiar y desengrasar la óptica

    Limpiamos y desengrasamos en profunidad la óptica con un desengrasante especial para plásticos, como URKI-SOL 94.
    Una correcta limpieza nos ayudará a realizar una reparación mucho más efectiva.Paso 2 - Limpiar y desengrasar la óptica

  3. Lijar faros con P600

    A continuación eliminamos las rayas y arañazos del faro mediante el lijado.
    Lijamos la óptica con un papel abrasivo P600. Este paso se puede hacer tanto con máquina lijadora como de forma manual. Debemos prestar especial atención a no generar marcas de lijado que puedan ser visibles tras el barnizado.Paso 3 - Lijado faro P600

  4. Limpiar y desengrasar la óptica

    Seguidamente, limpiamos la superficie de los focos con un soplador y la desengrasamos para comprobar que hemos eliminado el color amarillento y los daños superficiales. Si no ha sido así, volveremos a lijar la superficie hasta eliminar los defectos.Paso 4 - Lipieza y desengrase la óptica tras el lijado

  5. Lijar con P800

    Acabaremos el proceso de lijado con un papel abrasivo P800, con el fin de afinar la superficie.Paso 5 - Lijado de faros con P800

  6. Desengrasar la superficie lijada

    Aplicaremos nuevamente desengrasante para plástico para eliminar cualquier resto de polvo generado durante el proceso de lijado.Desengrasar plástico faro coche

  7.  Enmascarar y limpiar el polvo restante

    Enmascaramos correctamente el área alrededor del faro.
    Para ello utilizamos cinta de carrocería y cinta más plástico.
    Para asegurarnos de que no haya quedado ninguna partícula en la superficie, volvemos a desengrasar el faro con una bayeta atrapapolvos.Enmascarar faro coche

  8. Barnizar la óptica

    Como paso final, barnizaremos la superficie de faro.
    Para ello, utilizamos un barniz en spray de 2 componentes como BESAGLASS, un barniz que aporta un excelente brillo, nivelación, transparencia y rápido secado.

    Para catalizar el barniz en spray, lo agitamos y quitamos la tapa inferior, tiramos de la anilla y la giramos 360 grados.
    Finalmente, aplicamos el barniz de forma regular y homogénea sobre toda la superficie del faro.
    Aplicar barniz sobre la óptica

  9. Resultado final

    Siguiendo estos pasos, devolveremos a los faros la transparencia del primer día, aportándoles al mismo tiempo una gran protección y durabilidad.Resultado proceso de reparación de faros