Qué es la pintura de 2 componentes

Dominar la preparación de la mezcla de pintura 2K en los procesos de repintado de carrocería es un aspecto fundamental que permitirá al profesional reducir tiempo y consumo de producto durante la reparación, evitando la repetición de trabajos y asegurando una correcta colorimetría.

La obtención de una reparación de baja calidad suele estar relacionada con una incorrecta preparación del fondo o un deficiente proceso de aplicación. Sin embargo, hay ocasiones en las que el problema puede derivar de una mala preparación de la mezcla del producto a aplicar, sobre todo cuando hablamos de pintura de 2 componentes. Este proceso, aparentemente básico, puede llevar al traste todo el esfuerzo empleado durante la reparación.

A través de este contenido te mostraremos el proceso de mezcla de pintura de dos componentes en el taller de chapa y pintura, herramientas a utilizar, así como algunos consejos prácticos para obtener una mezcla de producto óptima 

Qué es la pintura de dos componentes o pintura 2K

Algunas de las pinturas utilizadas en carrocería, como la pintura de aparejo o el barniz, son de 2 componentes.

Esto quiere decir que son pinturas que deben ser mezcladas con un catalizador para su correcto funcionamiento. 

La mezcla de la base y el catalizador acelera el proceso de secado de la pintura

Esta mezcla de productos (base y catalizador) desencadena un proceso de polimerización, dando lugar a un secado o una solidificación rápida de la pintura. Las pinturas de 2 componentes ofrecen una serie de ventajas con respecto a las pinturas 1K o un componente:

  • Mayor nivel de brillo y más duradero.
  • Aportan un mayor nivel de dureza y resistencia tanto química (aceites, combustibles, etc) como mecánica.
  • Mejor adherencia al soporte y resistencia frente al amarillamiento.
  • Mejor elasticidad y lavabilidad.
Mezcla de pintura de aparejo de dos componentes 2K

Componentes de las pinturas de 2K

Componente A (pintura o barniz)

Es el componente que define el tipo y las características de la pintura final. Puede ser de diversos tipos, como pintura de aparejo o barniz.

Componente B (catalizador o endurecedor)

El elemento que provoca la reacción química de endurecimiento sin el cual la pintura (o componente A) no secaría.

Componente C (diluyente)

En algunas aplicaciones será necesario también emplear un tercer componente como es el diluyente.

El diluyente nos permitirá adaptarnos a las condiciones de pintado y tipo de aplicación

Este producto permite variar la viscosidad de la mezcla, adaptando la aplicación a las condiciones de pintado y tipo de aplicación, con el fin de asegurar una extensibilidad, cubrición y comportamiento óptimo de la pintura.

Pintor mezclando pintura

Métodos para mezclar la pintura de dos componentes

Durante el proceso de mezcla, contamos con diferentes herramientas y utensilios que nos ayudarán en la obtención de una proporción de mezcla correcta:

Mezcla de pintura con balanza de precisión (recomendado)

La balanza de precisión es sin duda el método más práctico y eficiente para obtener una precisa relación de mezcla entre los diferentes componentes. 

Su combinación con un avanzado software de gestión de color como el utilizado en el sistema bicapa URKIMIX-PRO, facilita el ajuste de color de una forma sencilla e intuitiva, al mismo tiempo que permite reducir el tiempo empleado durante el proceso de preparación de la mezcla de pintura.

Los datos mostrados en la balanza están basados en peso y no en volumen

Para una mezcla precisa de pintura 2K, simplemente tendremos que seguir las indicaciones del programa de color, cerciorándonos a través de la pantalla de la balanza, la correcta proporción de cada componente.

Finalmente removemos el producto de forma regular para obtener una mezcla homogénea.

Mezcla de pintura con vasos de mezcla

El vaso de mezcla es otro método que nos permite calcular de forma sencilla las proporciones a verter, gracias a las reglas impresas en el recipiente para cada componente.

En BESA contamos con vasos de mezcla que muestran diferentes cantidades de producto para la relación de mezcla entre componente A y componente B (1:1, 2:1, 3:1, 4:1, etc). Existen vasos de diferentes tamaños o  capacidades en función de la cantidad de producto que queramos aplicar.  

Vasos para mezclar pintura

Dentro de los vasos de mezcla, contamos con un sistema de preparación de pintura rápido, denominado FPP (Fast Paint Preparation). Este sistema está compuesto por un vaso reglado y un vaso flexible de un solo uso, que permite reducir el tiempo de preparación de la pintura, así como la eliminación del proceso de limpieza del vaso.

El sistema FPP nos ayuda a reducir el tiempo de preparación de la pintura, así como la eliminación del proceso de limpieza del vaso.

Se trata de una solución fácil, rápida y limpia para la aplicación de pintura (tanto base agua como disolvente) adaptable a todo tipo de pinturas. 

Mezcla con reglas de volumen

Como en el caso de los vasos de mezcla, debemos saber con anterioridad la proporción de mezcla a realizar (envase o ficha técnica).

Se trata del método menos recomendado de los mencionados, y que puede dar lugar a mayores imprecisiones en la mezcla de pintura.

Existen reglas con diferentes relaciones de mezcla (2:1, 3:1, etc ). Con las reglas de volumen es necesario utilizar un recipiente o envase de paredes verticales no cónico para obtener una proporción precisa de pintura o barniz, catalizador y diluyente. Será aconsejable tener en cuenta el tamaño del envase para una correcta proporción de mezcla.

Ejemplo de mezcla de pintura 2K con vasos de mezcla: pasos a seguir

Para ilustrar el ejemplo de mezcla de pintura de dos componentes, vamos a utilizar como componente A una pintura de aparejo, con una cantidad a preparar de 300 ml.

Comprobamos en la ficha técnica del fabricante la relación de mezcla estipulada para el producto. En este caso, 4:1:10%.

Esto quiere decir que debemos verter 4 partes de pintura por cada una de catalizador, incluyendo un 10% de diluyente del total de la mezcla (pintura + catalizador).  

  1. Seguridad y protección previa

    Para que este proceso de mezcla se realice con total garantía, será fundamental que tanto el taller de chapa y pintura como el profesional respeten todas las normas de seguridad estipuladas para la manipulación de productos químicos.

    El área de mezclas y la zona de almacenaje de producto deben encontrarse limpias y ordenadas, con una ventilación adecuada y sin elementos que dificulten la manipulación de productos y herramientas. 

    Además, es importante cerciorarse de que no exista ningún contaminante que pueda alterar la composición de la mezcla a aplicar, y que todos los utensilios (envases, recipientes, etc) y herramientas a utilizar se encuentren limpios y en buen estado.

    En cuanto al equipamiento del pintor profesional, será imprescindible contar con EPIs como buzos, guantes de látex, gafas protectoras o mascarilla con certificación FP2 o superior. 
    En BESA contamos con una amplia oferta de equipos de protección individual dirigidos a asegurar la integridad y protección del profesional.

  2. Seguir las indicaciones de la ficha técnica

    Como hemos apuntado anteriormente, necesitamos de diferentes componentes para obtener una relación de mezcla correcta.

    Esta proporción (definida en volumen) se encuentra reflejada en la ficha técnica del producto y en el envase del mismo (pictogramas). 
    Será fundamental respetar estas indicaciones para obtener un resultado óptimo en la aplicación. 

    Cada fabricante de pintura ofrece información sobre la proporción de mezcla para una correcta catalización y comportamiento de su producto. 
    Hay que tener en cuenta que las cantidades y el tipo de cada componente a utilizar pueden variar en función de diversos factores como la temperatura ambiental, el tipo de acabado, etc.

    Una vez hayamos decidido la cantidad de producto a mezclar, procedemos a añadir los diferentes componentes en función de la relación de mezcla indicada por el fabricante.
    Debemos respetar siempre las relaciones de mezcla y es recomendable hacerlo en el siguiente orden:

    1- Componente A (pintura / barniz).
    2- Componente B (catalizador).
    3- Componente C (diluyente).

  3. Incluir pintura de aparejo o componente A

    Vertemos el componente A, ajustando la cantidad a la regla impresa en el mismo. En este caso, 240 ml.

  4. Incluir catalizador o componente B

    Vertemos el componente B, el catalizador. Para una relación de mezcla 4:1, será necesario verter 60 ml. Removemos la mezcla con una varilla hasta obtener una mezcla regular y homogénea.

  5. Añadir la dilución

    Vertemos el 10% total de la mezcla (base + catalizador): 30 ml. Volvemos a remover la mezcla. En el caso de no utilizar un sistema de aplicación de un solo uso, será aconsejable emplear un filtro de papel para eliminar posibles impurezas existentes en la mezcla.

Siguiendo estos pasos, conseguiremos una mezcla de pintura precisa, al mismo tiempo que optimizamos el consumo de producto en el taller de chapa y pintura.