Desinfección del taller COVID-19

Con el fin de poder superar conjuntamente la atípica situación en la que nos encontramos, todos los profesionales del sector, desde fabricantes, hasta distribuidores o talleres, debemos esforzarnos en hacer de nuestro espacio de trabajo un lugar seguro y accesible, tanto para el profesional como para el usuario. Extremar las precauciones nos ayudará a minimizar el riego de contagio, mejorar la productividad y aumentar la confianza del cliente.

Desde BESA, con la firme voluntad de ayudar y mantenernos al lado de nuestros usuarios y clientes, hemos definido un proceso integral de desinfección y prevención contra virus y bacterias dentro del taller de carrocería, un tipo de servicio adaptado a la nueva realidad actual.

¿En qué consiste el proceso integral de desinfección en el taller?

Se trata de una metodología de prevención compuesta por 4 pasos y basada en una potente solución desinfectante en spray, la cual contiene algunos de los componentes recomendados por el Colegio de Farmacéuticos y la OMS (Propan-2-ol, recomendado para formulaciones de Gel Hidroalcoholico) para la desinfección de zonas expuestas a diferentes virus y bacterias.

¿Qué ventajas nos aporta este proceso de desinfección?

  • Fácil uso y aplicación.
  • Sencillo de adoptar por parte del equipo profesional del taller en su rutina de trabajo.
  • No daña la pintura.
  • Proceso integral: contempla todo el proceso de gestión del vehículo en el taller, desde su recepción inicial, hasta su entrega final al cliente.

¿Por qué es importante adoptar un proceso continuo de desinfección en el taller?

Superficie chapa coche

En base a los protocolos de actuación definidos por parte de las instituciones y organismos competentes, este tipo de medidas preventivas son aconsejadas para ser integradas como un proceso de trabajo más dentro del taller, convirtiéndose en un servicio indispensable para combatir la propagación de infecciones y aumentar la confianza del cliente.

Para poner en contexto la importancia de una correcta desinfección, algunos Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EEUU, estiman que algunos virus pueden permanecer en superficies sólidas hasta 4 o 5 días, en función del tipo de material donde se deposite y la temperatura o humedad ambiental:

  • Superficies de plástico: permanencia de hasta 3 días (21°C).
  • Superficies de acero inoxidable: permanencia de hasta 3 días (21°C).
  • Superficies de metal: permanencia de hasta 5 días (21°C).
  • Superficies de aluminio: entre 2 y 8 horas (21°C).
  • En aerosoles y, por lo tanto, en el aire del habitáculo, hasta tres horas (importancia de ventilar el habitáculo interior).

Para una correcta ejecución del proceso de desinfección, debemos ser disciplinados, extremando las medidas de limpieza e higiene.

Pasos del proceso integral de desinfección y prevención

01. Recepción del vehículo

El profesional encargado de recepcionar el vehículo debe equiparse con los EPIs recomendados, garantizando así la seguridad del proceso de recepción, minimizando posibles contagios y trasladando confianza al cliente:

Limpieza del interior del coche por posible contagio de coronavirus

02. Desinfección de herramientas de trabajo y vehículo

El profesional encargado de realizar la reparación, deberá de proveerse de los siguientes materiales y productos:

Una vez nos hayamos provisto de los diferentes EPIs y material, separaremos las herramientas que vayamos a utilizar durante la reparación, y aplicaremos sobre ellas el spray desinfectante una a una de forma regular.

Recomendamos aplicarlo sobre toda la superficie de la herramienta, ya que durante el proceso de reparación, podemos cogerlas o tocarlas en sus diferentes superficies.

Posteriormente, aplicaremos el spray desinfectante sobre las áreas del vehículo consideradas como posibles focos de infección. Es conveniente ser disciplinados e intentar no dejar ninguna superficie sin desinfectar. Para ello, puede ser de utilidad elaborar una lista numerada con los diferentes elementos del vehículo a desinfectar:

  1. Volante.
  2. Palanca de cambios.
  3. Cinturones de seguridad.
  4. Manillas tanto de apertura como de cierre de puertas.
  5. Salpicadero: pantallas, control de aire, etc.
  6. Botones e interruptores de puertas: elevalunas eléctricos, retrovisores…
  7. Asientos.

Una vez aplicado el spray desinfectante, frotaremos las diferentes superficies con un trapo o bayeta limpia, asegurándonos de no dejar ningún ángulo o superficie sin limpiar.

Posteriormente, procederemos a secar la superficie con otro trapo limpio o bayeta, desechándolo a continuación.

Por último, no nos debemos olvidar de ventilar el habitáculo y de lavarnos las manos después (y antes) del proceso de limpieza.

03. Protección del interior del habitáculo

Seguidamente, antes de comenzar la reparación, protegeremos diferentes zonas del interior del vehículo, con el fin de minimizar el contacto de las superficies sensibles de ser tocadas durante el tiempo que el vehículo se encuentre en el taller.

Para ello, cubriremos con fundas y plásticos los asientos, el volante y manetas, la palanca de cambios y el freno de mano.

Plásticos protección interior coche

04. Limpieza final previa a entrega

Una vez finalizada la reparación, y con el fin de extremar las precauciones antes de la entrega del vehículo al cliente, volveremos a aplicar el spray desinfectante (paso 2) sobre todas las superficies que han intervenido durante el proceso de reparación.

A modo complementario, recomendamos el lavado de la carrocería del vehículo con jabón y agua.

En resumen, seguir todos estos pasos estandarizados de una forma disciplinada y controlada, nos ayudará a aumentar notablemente la seguridad dentro del taller y aumentar la confianza del cliente. A partir de una inversión de tiempo mínima, conseguiremos una limpieza y desinfección eficaz en el tiempo.